REAL ORDEN DE SAN ANDRÉS DEL CARDO

Dice la historia oficial que la Real Orden de San Andrés del Cardo fue creada por los reyes jacobitas en el curso del siglo XVII. El cardo es la flor nacional escocesa y la Masonería operativa, aquella en que los masones eran realmente constructores de templos y edificios, obtuvo sus normas bajo esta tradición real y son parte de las más antiguas tradiciones de ese país de las cuales la Masonería insular británica y europea en general toma elementos rituales templarios.

En la tradición masónica moderna se señala como fundador de la Orden de San Andrés del Cardo de Escocia, también conocida como Orden Real de Heredom de Kilwinning, al rey Robert de Bruce I el 24 de junio de 1314 luego de que algunos cientos de antiguos caballeros templarios le ayudaran a derrotar al ejército del rey inglés Eduardo II en la batalla de Bannock-Burn. La creación de esta Orden fue la respuesta del rey a los monjes templarios en reconocimiento a esta heróica intervención.

La Masonería escocesa fue jacobita por esencia y cristiana con el elemento templario. En el continente también lo era en la generalidad de las cofradías de constructores del mundo medieval europeo aunque se vieran protegidas por otras casas reales y recibiesen algunas otras influencias culturales.

Dice la historia masónica del Rito de Heredom de Kilwinning que la Abadía de Kilwinning había dado cobijo en 1307 a parte de los caballeros templarios perseguidos en el continente europeo y ellos a su vez, se unieron a la caballería real del rey Robert The Bruce.  Hay que recordar que el arma más poderosa de cualquier ejército de aquella época era justamente la caballería, la cual podía ser decisiva a la hora de sustentar imperios y reinos. Bruce asumió la protección de estos monjes guerreros quienes se integraron a la antigua Orden de los monjes tyronenses que ya habían constituido logias operativas en la mencionada Abadía.

Los tyronenses formaban parte de la Iglesia Culdea la cual profesaba una forma de cristianismo ajeno a la romanización inglesa. Recordemos que Escocia jamás pudo ser invadida por las tropas del Imperio Romano quien calificaba a ese país como nación de “bárbaros”; el límite romano quedó sellado con la construcción del Muro de Adriano. De esta forma, la cultura escocesa no sufrió la “contaminación” del período románico y no sufrió alteraciones en su curso natural de evolución por lo que el cristianismo céltico escocés era muy diferente al que se instauró en Inglaterra.

Si a lo anterior le sumamos las tradiciones que los monjes templarios traían de la Europa medieval cristiana y de las formas culturales que ellos conocieron en el medio oriente, como el cristianismo copto, el esoterismo musulmán de los sufíes, el gnostiscismo y otros, tenemos que el ritualismo templario (del cual hay algunas pruebas históricas), y las formas de cristianismo de esa Abadía, no eran para nada similares a lo que la iglesia romana de su tiempo imponía en sus dogmas y formas de expresión religiosa.

La Orden de San Andrés del Cardo quedó ligada a la familia y dinastía Estuardo, o jacobita, de forma permanente con la instauración de su linaje real. En la tradición jacobita aparece la casa de los Sinclair o Saint-Clair quienes construirían la más hermosa y más antigua pieza de arquitectura masónica entre el 1440 al 1480 aproximadamente: la Capilla de Rosslyn*. Este monumento a la tradición masónica antigua, que está ubicado en las cercanías de Edimburgo, deja ver muy claramente que en el siglo XV existían formas masónicas esotéricas claramente definidas y que se practicaban de forma oculta en el seno de diversas cofradías de constructores o masones operativos tanto en las islas británicas, como en la Europa continental. Falta tan sólo ver la columna del Aprendíz para constatarlo:

Incluso es digno de mencionar que en las tallas de piedra de la capilla aparecen unas mazorcas y en ese tiempo en Europa nadie sabía que eran pues el maíz es oriundo de América y sólo se popularizó luego de la llegada de los españoles al nuevo mundo.

Los masones jacobitas del siglo XVIII formaron parte de la Masonería inglesa; pero, fueron ellos quienes desearon evitar la reforma y desviación de la tradiciones antiguas de la verdadera Masonería operativa promovida por los pastores protestantes Anderson y Deaguliers. Los escoceses eran los “masones antiguos” cuya Gran Logia era liderada por los Duques de Atholl y que sostuvo durante bastante tiempo esta división que con el paso del tiempo degeneró en la Masonería de la Gran Logia Unida de Inglaterra, una Masonería de club desdibujada por la ausencia de las tradiciones que le dieron vida.

El verdadero escocismo masónico jamás tendrá nada que ver con el escocismo del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, que ni es escocés, ni antiguo y tan sólo aceptado por fuerza de la credulidad de unos y otros. La Masonería escocesa real es de caballería cristiana, templaria y con herencias de sus tradiciones realmente muy antiguas que fácilmente datan del siglo XIV con desarrollo en los siglos posteriores y que aun hoy no se detiene.

Para la Gran Logia Regular de España de Menfis-Mizraim es un honor poder ser parte del Rito de Heredom de Kilwinning con lo cual nos hacemos partícipes de la tradición de caballería escocesa cristiana templaria genuina que trabaja además en los mundos del pitagorismo, la kabbalah, el hermetismo, el cristianismo esotérico, etc. No es un Rito confesional porque recordemos que confesional es hacer parte de alguna iglesia y profesar dogmas, etc.

Los cultores de los Ritos Egipcios tienen relación con el Rito de Heredom de Kilwinning porque comparten en algunos altos grados formas y tradiciones de conocimientos Iniciáticos específicos.

ESTA CAPILLA, QUE NO PUEDE DE NINGUNA FORMA LLAMARSE IGLESIA SINO MÁS BIEN TEMPLO MASÓNICO POR SUS MEDIDAS QUE REPRODUCEN DE FORMA MUY REAL EL TEMPLO DEL REY DE SALOMÓN QUE ES EL TEMPLO MASÓNICO POR EXCELENCIA. 

Grados del Rito de Heredom de Kilwinning

  • Aprendiz Admitido
  • Compañero del Oficio
  • Maestro de Logia

Gran Logia de Perfección :

  • Maestro Perfecto del Arco Real de Enoch y de Salomón.
  • Gran Maestro Escocés de la Bóveda Sagrada de James VI, Perfección de la Masonería Antigua

 Gran Capítulo :

  • Maestro de la Trulla y la Espada, Caballero-Masón de Oriente
  • Soberano Príncipe Rosa+Cruz de Heredom de Kilwinning, Perfecto Masón de HRDM, Caballero del Aguila y el Pelícano.

Filiación ininterrumpida de la Orden de San Andrés del Cardo de Escocia

  • Jacobo III, rey de Escocia y de Inglaterra, Gran Maestre de la Orden en 1701
  • Carlos Eduardo,  el Pretendiente al trono de Escocia, Gran Maestre de la Orden en 1766, Castillo de Bouillon
  • Carlos Godefrey, Duque de Bouillon, Príncipe d ea Tour d’Auvergne
  • Marqués Francois de Chefdebien de Saint-Amand, Gran Maestre de la Orden en 1773
  • Marqués de La Roque, Gran maestre de la Orden en 1780
  • Gabriel – Mathieu Marconis, Gran Maestre de la Orden en 1814
  • Jacques – Etienne Marconis de Nègre, Gran Maestre en 1814
  • Jacques – Etienne Marconis de Nègre, Gran Maestre en 1822
  • David Mac Lellan, Gran Maestre de la Orden en 1856
  • Harry Seymour, Gran Maestre de la Orden en 1861
  • John Yarker, Gran Maestre de la Orden en 1872
  • Georges Bogé de Lagrèze, Gran Maestre de la Orden en 1909
  • Robert Ambelain, Gran Maestre de la Orden en 1942
  • Gérard Kloppel, Gran Maestre de la Orden en 1972
  • Comte GS, Gran Maestre de la Orden en 2007
  • Baron PR, Gran Maestre de la Orden en 2015